martes, 19 de abril de 2016


PRESENTACIÓN PÚBLICA
CONVOCATORIA ABIERTA PARA DIPLOMADO CUERPOS, EROTISMOS Y SEXUALIDADES 2016 

Día: Miércoles 27 de abril, 2016
Hora: 17:30 horas
Lugar: La Majo (12 calle 3-08 zona 1)
Participan: Centro Q’anil y participantesde las promociones pasadas
Entrada libre
 

lunes, 18 de abril de 2016

Convocatoria 2016 Diplomado en Cuerpos, Erotismos y Sexualidades


CONVOCATORIA ABIERTA PARA DIPLOMADO CUERPOS, EROTISMOS Y SEXUALIDADES 2016

Objetivo General
  • Contribuir a la generación de una cultura feminista de integralidad que parta de la reflexión transformadora acerca de cuerpos, erotismos y sexualidades como fundamentos de las opresiones y las emancipaciones humanas.

Objetivos Específicos


Impulsar la formación continua del diplomado  “Cuerpos, erotismos y sexualidades: la transformación de nuestras historias” como  ejercicio académico que articule reflexión teórico-conceptual con procesos transformadores de lo personal, lo relacional y lo social de la experiencia de las participantes.


  Contribuir a la creación de espacios formativos feministas en Guatemala que partan del análisis de la sexualidad para  la comprensión de las problemáticas estructurales que generan desigualdad de género y la apropiación de herramientas para salir de allí.


  Articular durante todo el proceso la relación existente entre las opresiones de género y el racismo, para desarticularlas de la experiencia corporal.

 


*pinchar la imagen parar ver toda la información.
 







Para realizar la incripción, llenar formulario en el enlace  http://goo.gl/forms/dApVAYldKm

martes, 28 de abril de 2015

AUTOSOSTENIBILIDAD- UN CONCEPTO QUE PRACTICAMOS DESDE Q'ANIL

AUTOSOSTENIBILIDAD, UN CONCEPTO QUE PRACTICAMOS DESDE Q’ANIL





El Centro de Formación-sanación e investigación transpersonal Q’anil, es un espacio que desde hace siete años practica la auto-sostenibilidad como una opción de coherencia política con nuestra realidad. Eso significa que nuestra práctica para impulsar procesos formativos, sanadores o de crecimiento personal, de investigación y de incidencia política para transformar la cultura no depende con exclusividad de proyectos de la cooperación internacional, ni del Estado, tampoco de la empresa privada. Nuestro sostenimiento depende de los aportes de las/los participantes en los procesos que impulsamos, del trabajo que realizamos con organizaciones sociales de todo tipo, instituciones, grupos artísticos, alternativos, etc. En general, amigas y amigos que se acercan y que directa e indirectamente apoyan nuestro trabajo. 

Creemos firmemente que la cultura de dependencia de la cooperación internacional que se generó durante los últimos años en América Latina, llegó a obstaculizar nuestra capacidad creativa de transformar la realidad, si no había financiamiento. Queremos contribuir con este país para construir propuestas alternativas que nos permitan reconocer nuevas formas de auto-sostenernos, aun cuando se trate de procesos de transformación social.

Por ello, les queremos pedir a todas y todos ustedes su respaldo económico, en especie, con voluntariado o a través del trueque efectivo para el sostenimiento del trabajo que realizamos, pues al mismo tiempo que trabajamos para darles lo mejor de nosotras como colectivo, les pedimos su colaboración para sacar adelante este esfuerzo organizativo que sigue proponiéndose impulsar nuevas herramientas para transformarnos y transformar. 

Comunicate con nosotras y haznos saber la manera como nos apoyaras. De antemano, gracias por su colaboración.


Equipo de Centro Q’anil

martes, 7 de abril de 2015

La conciencia a través de nuestro ser /B3

La conciencia a través de nuestro ser





Si nos volvemos un poco sobre la conciencia que nuestro cuerpo nos ayuda a desarrollar, veremos tres aspectos fáciles de percibir en el comportamiento de los vivos: atracción (deseo de acercarse), repulsión (deseo de alejarse)  y rítmica alteración o revolución (deseo de mantenerse), es decir creación, destrucción y conservación. Todos los que nacemos, nos  conservamos un tiempo en un organismo que mantiene una relación con el exterior, obteniendo alimento y energía, y cuando esta conexión deja de fluir nos desintegramos. 


Existen tres experiencias importantes que vivenciamos en este organismo, el espacio, el tiempo y el movimiento. El espacio ha sido abordado desde innumerables tiempos, todo mito de la creación sucede en un espacio dentro o fuera de otro ser. Nosotros conocemos el espacio en el que nos movemos: nuestra casa, trabajo, escuela, nuestra ciudad, incluso tenemos nociones de un espacio abstracto como el de país y continente, así como  el propio espacio donde habitan y coinciden nuestros órganos, células, bacterias, y el espacio interno de cada una de ellas. Es entonces importante comprender que el espacio es un vacío donde suceden fenómenos, vidas, relaciones. 


El espacio posibilita la coexistencia de los muchos. Estamos aquí uno contiguo al otro, con el espacio como intermediario entre cada ser. Es decir que el espacio tiene la facultad de facilitar nuestra unión o separación con otros seres o dentro de nosotros, acercando nuestras células o alejándolas.

Pero además tenemos la capacidad de situarnos en un punto del espacio y saber en dónde estamos con respecto a otros, como en el radio o la circunferencia; en nuestro cuerpo tenemos varios sentidos especializados para movernos en el espacio: la cinestesia[1], propiocepción[2] y el equilibrio.  Además, el espacio es una forma de conciencia que no solo se manifiesta en el espacio que vemos y tocamos, sino también en la mente-razón, como sucede con las jerarquías, las categorías, toda forma que utilizamos para comprender el mundo. 


Otro aspecto importante de nuestro cuerpo/conciencia es el tiempo que  no es más que la sucesión de acontecimientos. Implica también la posibilidad de cambios en las condiciones de los objetos, y también la posibilidad de que no sucedan (que nunca lleguen a ser) o que dejen de suceder (se desintegren o mueran). Es decir que el tiempo no es un acontecimiento en sí, sino un concepto creado para comprender la aparición y desaparición de los procesos de los organismos. 


Según las experiencias, identificaciones o separaciones sean lentas o rápidas,  cambia la norma del tiempo que parece largo o corto y que incluso puede desaparecer completamente como en el sueño profundo. Cualquiera puede comprobarlo en la experiencia de los sueños, la meditación, los delirios e incluso el uso de drogas, donde el tiempo transcurre con una clara diferencia del que normalmente experimentamos. Los pasos largos o rápidos acortan las distancias, los cortos o lentos las alargan. Digerir algún alimento o idea nos puede tomar algunas veces bastante tiempo, otras veces puede ser fluido. Nuestro cuerpo tiene varias formas de experimentar el tiempo como el reloj circadiano, reloj de milisegundos y reloj cognitivo[3].



En algún momento el tiempo  también se torna  conciencia, memoria de dolores y placeres, así como deseo de asegurar el placer y evitar el dolor en lo venidero; lo que nos lleva a transitar del pasado, al presente y al futuro.



Espacio y tiempo se unen en el último fenómeno que conforma la experiencia de nuestra conciencia, conciencia a través de la cual percibimos el tiempo y el espacio. Movimiento es un proceso continuo que ocurre en un espacio y tiempo.   Cada ser tiene un movimiento interno propio, como los planetas que giran sobre sí mismos, pero además se desplazan por el espacio exterior. Nosotros tenemos un movimiento dentro donde se desplazan nuestros fluidos, sangre, oxígenos, células, proteínas  y un movimiento externo por medio del cual nos desplazamos en el espacio.



Si ninguno de nosotros los seres movientes nos moviéramos, si fuéramos puntos fijos sin sentir ninguna necesidad que nos motivase al movimiento, tampoco sabríamos de la existencia de une espacio, o de un tiempo. El movimiento es el  esfuerzo continuo que genera el espacio  o extensión y el tiempo o intensión. Es muy fácil comprender el movimiento a partir del deseo de acercarnos, alejarnos o de mantenernos, sin embargo la ciencia aún no comprende del todo como percibimos el movimiento.



Si pensamos en el movimiento separadamente de la cosa o el ser movido, así como pensamos en el espacio independientemente de la extensión y en el tiempo independientemente de la duración de las cosas, veremos que hay un movimiento continuo a través, antes y después de nuestra existencia.



Antes de nosotros miles de seres se movieron, y evolucionaron a partir de sus deseos, necesidades y contexto para desarrollar las formas  que conocemos  de sus cuerpos. La vida entera, vida del planeta y universo  es un continuum de movimiento, que va más allá de quienes nos dejamos atravesar por el  movimiento. Nosotros somos un contenedor en el que la vida-movimiento se expresa durante un momento para luego continuar su existencia a través de otros seres.



Como podemos ver toda la experiencia que tenemos ha sido moldeada por estas tres expresiones de la conciencia: nuestro espacio, nuestro tiempo y nuestro movimiento nos integran como posibilidades de coincidencia en la conciencia, donde  el todo es más que la suma de sus partes.  Estos tres fenómenos  son sincrónicos, inseparables y los tres igualmente importantes y recíprocamente interdependientes en todo el universo.




Referencia:

La ciencia de la paz de Bhagavan Das







[1] Kinestesia o cinestesia: conciencia del cuerpo en relación a él mismo.

[2] Es la conciencia del cuerpo en relación al espacio (cielo y tierra)


[3] Los relojes son estructuras y sistemas orgánicos que procesan el tiempo; que pueden ser variaciones biológicas-fisiológicas,  el paso de segundos, minutos y  experiencia consciente de un organismo.  

martes, 31 de marzo de 2015

Escucharnos, “darnos cuenta” y transformar: una invitación a vivir

Escucharnos, “darnos cuenta” y transformar: una invitación a vivir 

   


Alba Cecilia Mérida
Quetzaltenango, 7 de marzo de 2015

Buenas tardes, empiezo agradeciendo la invitación que me hizo Q´anil, pero sobre todo a Yoli Aguilar. Para mi es motivo de inmensa alegría estar aquí y compartir algunas de las ideas y emociones que me transmite el texto que hoy presentamos. Quiero, aprovechar, también este espacio Yoli, para reiterarte lo mucho que te quiero, respeto y admiro. 

El texto Escucharnos, “darnos cuenta” y transformar: aprendizajes y reflexiones en Guatemala desde la Terapia de Reencuentro”  es una producción escrita que condensa experiencias de vida, conocimientos individuales y colectivos y propuestas de cambio personal y social. Está ilustrado artísticamente con imágenes de Julia Larotonda, una mujer, también extraordinaria y generosa con su arte.

Está compuesto, además del prólogo, presentación e introducción, por cinco breves capítulos, que por lo menos yo, no quisiera que terminaran, me gustaría seguir leyéndolos, porque cada uno de los párrafos, no son letras, son voces con quien una dialoga. Su brevedad tiene esa virtud, como la de los poemas de Tito Monterroso, de trasladarme a mi mundo interno o hacerme pensar en el mundo que me rodea. Alguien puede pensar, entonces se lee rápido; pues no. No se lee rápido, cuesta avanzar, porque es un texto que no llega sólo al cerebro, sino también a los sentimientos, al corazón me gustaría decir, entonces, a veces hay que releer o escuchar porque una dice “que es esto, qué está diciendo”. Además, hay momentos en que una se queda pensando, situando un recuerdo, palabras, sintiendo dolores, alegrías y también a veces hay que secarse las lagrimas. 

 Si alguien me preguntará como puedo sintetizar o resumir el contenido de este texto, diría sin duda: este texto es una invitación a vivir. Iré explicando porque, brevemente, a partir de los capítulos. Antes, quiero aclara que cuando me refiero a “texto” es en el sentido hermenéutico. Porque a partir de su lectura una puede encontrar interpretaciones y/o significados, tanto, para su propia vida, como para el grupo social del cual se es parte.

El texto llegó a mis manos, hace varios meses atrás y como suelo hacer, leí los capítulos cuyo título llamaron más mi atención, me quedé con lo que en ese momento este texto me dio, ahora que lo leí todo pude comprobar dos cosas: la primera, tiene la particularidad de leerse por partes. La segunda es que, ahora que lo leí, en orden, desde el principio, hasta el fin, es otra cosa. Cada capítulo sustenta al siguiente, enriquece la comprensión del Yo y del mundo. Complejiza, desde los sentimientos, desde lo personal (que también es político, nos recuerda en uno de sus apartados), pero esto finamente tejido, no solamente por la historia de larga duración de la humanidad, sino por nuestras propias experiencias y de cómo los que nos rodean, nos influyen, nos determinan, pero también nos liberan, incluso aquellos que por su propia historia, nos han causado aflicción.

Una primera invitación que recibimos de su lectura es a entendernos como parte de un todo, a reconocernos como resultado del proceso incesante que es la Vida misma. Esto es tomar conciencia de lo que somos, por qué somos así y de las infinitas posibilidades que tenemos para ser de otro modo, empezando por algo tan simple, pero que nos es arrebatado desde que nacemos: la posibilidad de conocernos a nosotras mismas. Tal parece, que uno de los mandatos de la era patriarcal, como la nombra el texto, es arrebatarnos la posibilidad de conocer nuestro Yo, por eso crecemos, nos reproducimos y morimos en la negación y la soledad. En el primer capítulo encontramos explicaciones de por qué es necesaria una Terapia del Reencuentro, yo me quedo con una de las muchas explicaciones:

Para saber quiénes somos, y desde esta comprensión decidir qué queremos hacer con nuestra vida.

Otra invitación es a reconocernos a nosotras mismas como el eje de nuestra propia vida, a entendernos cada una como un hermoso mundo, con su propia arquitectura, sus propios sonidos, sus propios códigos; los cuales, casi nunca, logramos escuchar porque hemos sido anidadas por muchos depredadores, como los que nombra Clarissa Pinkola Estés, en Mujeres que Corren con los Lobos. Hasta convertirnos en densos matorrales donde no penetra la luz o islas flotantes a la deriva. El segundo capítulo nos habla del poder deformativo, pero también curativo y transformador que tienen las palabras. Cito a continuación:

Es especialmente doloroso no ser escuchada en las relaciones, en las que esperamos encontrar comprensión y solamente encontramos reclamos e indiferencia, a veces solo necesitamos sentirnos acompañadas en lo que estamos diciendo y expresarlo sin sentirnos amenazadas.

Las palabras, al igual que los silencios tienen el poder de marcarnos, pero a la vez tienen otro poder más inmenso que es hacernos depender de lo que otros digan sobre nosotras, las palabras dichas por otros desde el desamor, son una especie de dibujo que distorsiona la percepción que tenemos de nosotras mismas, por eso preguntamos “como me veo”.

El efecto de las palabras que no son producto de un diálogo amoroso, sino de una imposición de voces patriarcales es que nos volvemos sordas y ciegas a nosotras mismas, siempre a la espera de la aprobación, del permiso y el reconocimiento de los otros, especialmente de los hombres.

Por eso no hay nada más transformador y vivificante que mirarnos a nosotras mismas, eso pasa por aprender a escucharnos a nosotras mismas, escuchar a nuestro cuerpo, a nuestras emociones, entonces con ojos y voz propia podemos rehacer nuestra imagen, podemos empezar a recuperar nuestro YO interno y también a vernos hermosas externamente. A esto en el texto se le llama: resignificación / resignificarnos.

La siguiente invitación, la encontramos en el capítulo 3 y es a “vivir de adentro hacia afuera” y aquí recojo algo que está explicitado desde un inicio: el cuerpo / nuestro cuerpo. Se trata de recuperar nuestro cuerpo, expropiado desde la instauración de la edad patriarcal. Este capítulo es realmente provocador, porque propone, no lo dice así, pero yo lo entiendo así: la existencia de un modo de producción basado en la amorosidad. Es decir, se trata de un estadio de la humanidad donde no existía la supremacía de lo masculino sobre lo femenino y viceversa. Se trata de “un orden social en el cual tanto, mujeres, como hombres trabajaban juntos para el bien común en una equitativa solidaridad”. Este planteamiento también pone en cuestión o por lo menos invita a repensar que no necesariamente la violencia es un hecho consustancial al principio de la humanidad, debieron sucederse en el tiempo evolutivo una serie de fenómenos hasta dar paso a la acumulación de los medios de producción, la distribución del trabajo, no solo por sexo, sino por clase, también.  Es sugestiva la idea de un estadio de la humanidad sin violencia, sin explotación, sin jerarquías.

Entonces, este capítulo también nos invita a ser amorosos, a ser solidarios. A leer desde otras interpretaciones la evolución de la humanidad. Aquí quiero conectar con el capitulo 5 y no con el 4, que es el que seguiría. Con este voy a cerrar.

Cuando reflexionaba sobre leer la historia de la humanidad desde otras interpretaciones, pensaba en nuestra historia como país. Estamos dados a movernos en una historia que periodiza los hechos sociales en grandes bloques de tiempo, especialmente a partir de la invasión y dominación española, pero no nos hemos detenido a historizar el dolor y sufrimiento que atraviesa estos acontecimientos tan deshumanizantes. Yo siempre digo que 500 años medidos en tiempo social no son nada, son una arena en el devenir del tiempo. Por qué digo esto: cuanto del dolor infligido a nuestras antepasadas está todavía inscrito en nuestro cuerpo, cuánto del miedo sentido por las mujeres que fueron atacadas sexualmente por los españoles o vendidas o torturadas está hoy en nuestra psique. Es más, si partimos que la historia política de nuestro país está forjada sobre el uso del miedo, el terror y la represión, que significa eso en términos de socialización a través de la memoria corporal. Cito:

Las células tienen memoria y es por ello que desde el inconsciente construido colectivamente, hemos guardado una memoria corporal más vinculada a la construcción de una identidad de victimidad como pueblos, que a una afirmación certera de nuestras posibilidades de salir de ahí.

Creo encontrar en este texto, líneas que ayudan a comprender porque estamos atrapados en tanta desconfianza, rencor, miedo, recelo, desconfianza, tragedia. Entiendo también como válidas y legítimas propuestas como la que nos hace Q´anil para iniciar o continuar con procesos que nos liberen de esta memoria del dolor y sufrimiento. Cómo se vincula la historia colectiva, con la historia personal, cómo se vincula el dolor de los pueblos originarios, con el dolor de las mujeres mestizas, cómo se vincula la propuesta de Q´anil con la necesidad de recuperar la memoria colectiva. De eso no habla el capítulo 5.

Finalmente termino con la invitación que nos hace el capítulo 4: es a movernos, a darle flexibilidad a nuestro cuerpo: este cuerpo que es todo lo que tenemos para VIVIR. No podemos detenernos porque si no tendremos un cuerpo CRONIFICADO, un cuerpo doliente, tumefacto. En vez de esto debemos asirnos con fuerza a la VIDA.

Cuando tenía 19 años y trabajaba para un hombre realmente déspota escribí algo que me lo decía cada vez que entraba a la fábrica:

Hoy es un día bello, memorable y positivo, como debe ser la existencia de todo ser humano, nada ni nadie tiene derecho a negativizar mi existencia, ni yo misma.  Hoy merezco ser feliz.




martes, 10 de marzo de 2015

Escucharnos, Darnos cuenta y Transformar



PRESENTACIÓN LIBRO "ESCUCHARNOS, DARNOS CUENTA Y TRANSFORMAR"



Amigas, Amigos y Amigues, para nosotras es un placer y satisfacción invitarlos y convocar a todas/os/es a la presentación de nuestro libro "Escucharnos, darnos cuenta y transformar"- Aprendizajes y reflexiones en Guatemala desde la Terapia de Reencuentro.  Un recorrido por la metodología y los procesos de la Terapia de Reencuentro. 

Acompáñennos a compartir este espacio de diálogo e intercambio sobre las experiencias durante estos procesos, al igual que sobre las metodologías.

Lugar: Biblioteca Centro Cultural de España en Guatemala (11 calle 6a Avenida zona 1- Antiguo Cine Lux)

Hora/Día: 18:30 pm- Jueves 12 de marzo 2015

Participan: Cecilia Merida, Cecilia Alfaro y Gary Estrada

 

 


jueves, 5 de marzo de 2015

Conocer requiere recordar de otro modo.../ B2

Conocer requiere recordar de otro modo...
Boletín # 1- Febrero 2015


 

Tomate un par de minutos, donde sea que te encuentres. Lee cada palabra y  cierra los ojos y trae a tu mente una parte del cuerpo.No mires abajo, no te muevas. Tus pies, sus curvas... tus piernas, su color... tus caderas, su movilidad... tus costillas, su profundidad... tu cuello, su tamaño... tu nariz, su textura. Ahora observa, toca y siente.Mira las curvas de tus pies, los tonos cambiantes en tus piernas, mueve las caderas, toca tus costillas, alarga el cuello, mueve lanariz. Quédate un par de minutos en cada área hasta que descubras algo nuevo.

¿Qué sucedió? ¿Hay alguna diferencia? No es lo mismo imaginar recordando, que percibir tocando. Conocer requiere recordar de otro modo.


Tu memoria es un dispositivo que conecta toda una vida de experiencias, un guardarropa de imágenes e impresiones listas para ser usadas. Al necesitarlas, tu cerebro reconstruye de nuevo la remembranza sensorial y la coloca de forma entendible. Aun así, nuestra memoria puede no ser de fiar, ya que los recuerdos tienden a mezclarse y a difuminar ciertas cosas, por lo que reconstruimos partes de aquello que no recordamos del todo.

Es aquí cuando nuestra memoria, que no es independiente del contexto social en el que existimos, transforma y reconsidera posibilidades entre elementos guardados y crea estas nuevas imágenes que podríamos tomar como reales, pero en efecto son imaginarias.  Imaginarnos, tiene sentido cuando hemos explorado nuestras posibilidades, y queremos indagar más allá de los límites corpóreos, pero cuando la fuerza impulsora de esta invención esel huir, el evadirnos, es ahí cuando nos mentimos.

John Stevens dice "Un completo darme cuenta de mi experiencia requiere una completa aceptación de esa experiencia tal como ella es(2000, 78).  Es una elección a fin de cuentas, pero elegirme a mí, requerirá un buscarme y  procesar de manera sensorial.

Tendremos que oler, tocar, lamer, oír y ver; para no imaginarnos pedazos de una realidad que apenas recordamos, sino percibir  en su perspectiva más completa lo que somos, a partir de nuestro cuerpo, nuestra piel, lo que sentimos  y como expresamos ese sentimiento.
Es tan fácil acostumbrarnos a nombrar que estamos bienque poco a poco se ha ido perdiendo su verdadero significado. ¿Qué es estar bien en este mundo tan lleno de odio, violencia, rabia, frustración y tristeza? ¿Se puede?

Existen tantas perspectivas al respecto como corriente filosóficas han sido creadas. Algunas personas han nombrado el bienestar como la posesión ad infinitum de riquezas y propiedades; otras como la conquista del poder político, hay quienes nombran el bienestar como la posibilidad de irse de vacaciones y olvidarse de los problemas de la vida cotidiana. Hay por supuesto quienes nombran el bienestar comunitario como el bienestar de unos a pesar del malestar de otras, y así sucesivamente Por supuesto, está el bienestar que genera en el interior de cada persona la meditación y la ampliación de sus niveles de conciencia.

Asumimos que no podremos ponernos de acuerdo en este momento.
¿En qué lugar del cuerpo sentimos el bienestar? Es acaso un bienestar para ser presentado en público o con las redes sociales?¿Es un placer  a partir de la adrenalina que nos genera la sociedad violenta en que vivimos, el miedo producido por los militares, los barrotes de las garitas, los asesinatos de pilotos, los poderes paralelos  o las asociaciones contra el terrorismo?  ¿Es un bienestar generado por el olvido de la historia y la necesidad de acomodarme en la sociedad de consumo? O es porque nos enfermamos  y entonces sentimos que nos querrán más.

Placer, miedo, olvido, consumismo, violencia, malestar, enfermedad ¿cómo van de la mano? La hipótesis que proponemos es que el conocimiento de las sociedades en que vivimos, nuestras propias familias o simplemente el cuerpo que somos, se ha alimentado de todas esas sensaciones, emociones y actitudes de manera entremezcladas. Es lo que conocemos. Nos hemos acostumbrado a vivir en cuerpos (los nuestros) con patrones internalizados de ira, frustración, subordinación, carencia y miedo que en muchos de los casos, asumimos comolas únicas formas de vivir  y de relacionarnos. Como si fuera solamente desde allí que sintiéramos, pensáramos y actuáramos.

Auto-conocernos se sabe en la mayoría de las veces, como la identificación de lo que sentimos y  somos. Y así es.Pero no es suficiente saber desde lo racional, es necesario sentir y comprender desde nuestra emocionalidad más profunda, el hilo  histórico del que proviene nuestra herencia energética para transformarla.

Me auto-conozco mejor después de haber vivido y madurado como resultado de ciertas etapas de la vida. Pero que se auto-conozca una sociedad o un conjunto de colectivos sociales o comunitarios no es fácil. Porque necesitamos haber transitado por la sanación de las heridas históricas que nos siguen doliendo como barbacoa en lo que recordamos. Pero si hacemos un esfuerzo por recordar no solo la carga dramática y traumática de nuestras historias, sino los aprendizajes para seguir viviendo y la alegría de parir la vida de mejores maneras que las de ahora, entonces recordaremos mejor que las cosas sencillas de nuestras vidas y de las vidas de las mujeres y hombres que nos antecedieron, son las que nos acercan mejor al placer y al bienestar de seguir viviendo. Entonces sabremos desde todo el cuerpo, porque habremos aprendido a recordar de otro modo.








·         Stevens, J. (2000). El darse cuenta. Cosmovisión Ediciones: México
·         Parra, J. (s.f.). La imaginación. Recuperado de Pontificia Universidad Javeriana en: http://www.javeriana.edu.co/Facultades/Educacion/html/programa/maestria/II-07/documentos/Imaginacion.pdf


·         Sáez, C. (2014). Tal vez no debería fiarse de su memoriaLa Vanguardia, Magazine. Recuperado de: https://www.irbbarcelona.org/files/File/2014_03_09_LaVanguardia_Magazine_JDuran_MOrozco_JGuinovart_Memoria.pdf


Centro de Formación- Sanación e Investigación Transpersonal Q'anil
Boletín # 1 - Febrero 2015
Ciudad de Guatemala, Guatemala.